Bienvenida

Menú

viernes, 23 de septiembre de 2011

Salmo 133

Canto de ascensión de David. Se sabe, por la biblia, que David era poeta, por lo cual, promovió y estimulo la literatura Hebraica y por ende los salmos, cuyo texto inicial es en hebreo. Aquí es interesante acotar que los manuscritos mas antiguos en hebreo, con los que se cuenta a la fecha, son del siglo X, sin embargo, fragmentos dispersos ya aparecen en el siglo I.

Los Salmos eran usados como texto litúrgico; han sufrido diversas transformaciones y cambios que han hecho difícil determinar el texto hebreo que fue la fuente de la traducción más antigua con la que se cuenta, adicionalmente hay que considerar que el periodo de composición y recopilación de los mismos va de 6 a 8 siglos.

En general, los exegetas han tratado de clasificarlos de muchas formas, pero la que pudiera tener mas interés general es la que los divide en grupos según el tema tratado. Así pues, hay himnos, suplicas, de acción de gracia, reales, mesiánicos, didácticos, de sabiduría y cánticos de Sión.

Al menos 73 de los salmos refieren a David como su autor, sin embargo, esto se basa en referencias en los mismos textos y no hay prueba real de que ninguno haya sido de su autoría.

La palabra Salmo proviene del latín “psalmus” que significa canto o cántico sagrado o bien composición poética que contiene alabanzas a Dios. Como detalle, algunas logias abren las escrituras sagradas en este salmo que hoy nos ocupa.

Históricamente hablando, si el autor de este salmo es David, el mismo se puede ubicar en el momento de la unificación de las tribus y su reconocimiento como rey por todas las tribus en Hebrón, después de capturar Jerusalén. Cuando hizo de ella (de Sión) la capital del reino.

También es probable que aluda, o a la unidad circunstancial de los peregrinos en el acto del culto o al esfuerzo de Nehemías por aumentar la población de Jerusalén (Neh. 11:1 y ss.). En cualquier caso, la doctrina y las ilustraciones son relevantes para todos los tiempos.

Así las cosas, el Salmo 133 alude a la unidad y al amor fraternal; su construcción es de tres versículos y cada uno plantea un enfoque muy particular.

(1)"[Canto de ascenso gradual. De David] ¡He aquí, cuan bueno y cuan agradable es que los hermanos habiten juntos en Uno (armonía)!
(2) Es como el buen aceite sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras.
(3) Es como el rocío del Jermón que desciende sobre los montes de Tzión [Sión]; porque allá ordenó Hashem bendición y vida eterna."
(Tehilim / Salmos 133:1-3)

El primero 133:1 Ubica históricamente el salmo y manifiesta la dicha que produce el amor fraternal, el segundo 133:2 ilustra uno de dos símiles que refuerzan esta enseñanza y el tercero 133:3 apunta el segundo símil que refuerza la enseñanza en su forma socializante y finaliza con el buen motivo que se da para tal hecho.

El calificativo de hermanos no es casual aquí, pues históricamente visto, para el momento, el termino se aplicaba a los hermanos de todas las tribus que se reunían en Jerusalén; También se da la unión de los hermanos, Moshé, Aarón y Miriam, que representan en el simbolismo, al intelecto, la emoción y lo sensorial.
Pero mas allá de esto, en el momento de evocar el salmo, reforzamos la idea del juramento de fraternidad hecho al ingresar en la orden, misma que debemos practicar de corazón, dando así, píe a la armonía y la igualdad de todo ser humano frente a sus pares. Aprendidos en el taller y aplicados en el mundo profano, estos principios de fraternidad, unión e igualdad se refuerzan antes de cada partida, en la cadena de unión que hacemos antes de retirarnos.

El segundo versículo y el comienzo del tercero ilustran dos símiles que hablan de una profunda simbología hebraica. El primer símil hace referencia a dos elementos del simbolismo que son muy pertinentes, en tal sentido el aceite se usaba para ungir al sacerdote (Levita), puesto que el aceite se consideraba el símbolo del espíritu santo.

El segundo elemento que configura el símil es la barba que en el oriente era símbolo de gran dignidad. Al bajar el aceite por las barbas llegaba a las vestiduras sacerdotales. Recordemos aquí la pechera con doce piedras preciosas, usada por los antiguos sacerdotes hebreos y que representaba las doce tribus, con lo cual la barba representa un elemento que unifica y distribuye el aceite del espíritu santo a todas las tribus hebreas.

Mas simbólicamente vemos como el rayo de luz baja por las distintas sefirot del árbol de la vida y desciende hasta la mas baja de todas que es malkut, en semejanza a una barba. Esto no es mas que la representación de lo manifestado, de lo humano, de lo tangible. Así pues ingresando por keter el rayo de luz desciende recorriendo las sefirot hasta malkut de la misma forma que el aceite baja por las barbas hasta la pechera.

Interesa además la mención de Aarón aquí, cabe preguntarse ¿porque Aarón y no otro? Y al revisar las escrituras confirmamos el hecho del sacerdocio por la unción planteado anteriormente, ya que Moisés se excusa ante Dios por su incapacidad de lenguaje y Dios le señala “No conozco yo a tu hermano Aarón, levita, el hablara por ti al pueblo y el será a ti en lugar de boca; pondré yo en el sabiduría y tu serás en lugar de Dios”. Por tanto, este personaje es considerado jefe de los elegidos, de los sacerdotes, de los ordenados. Finalmente cuando este muere sus vestiduras son colocadas a Eleazar y así se completa el ciclo y la transmisión de la misión de este.

Hagamos aquí un símil nuestro antes de continuar con el salmo; se me ocurre que el venerable descubre su cabeza en el momento de la apertura de los trabajos y así recibe la unción simbólica, que desciende del oriente por las vestiduras que representan los hermanos en la logia y así se completa la unión en un solo cuerpo y por ello todos juntos en uno, en fraternidad, en armonía. Aplicable esto también, a que el G:.M:. (Moisés) tiene en cada logia un H:. (un Aarón o V:.M:.) que lo ayuda en su trabajo de sacar a su pueblo de la ignorancia por el influjo de los oleos que este reparte a cada hermano en la logia y así la cadena es una y todos en ella.

El segundo símil, habla del rocío (otro elemento simbólico). El rocío representa simbólicamente; Por ser sutil, invisible a simple vista, abundante y silencioso, una expresión de abundancia y prosperidad; nombrar el monte Hermón no es casual, aunque se encuentra a 300 Km de Sión (Jerusalén), es la altura mas grande de la zona por lo cual el simbolismo indica que la prosperidad y la abundancia vienen de arriba, pero conviene aquí observar que hay en el texto una escala intermedia, porque no cae directamente sobre los valles? … desciende sobre los montes de Sión (las alturas que rodean a Jerusalén) y luego se derrama sobre los valles, como los ríos al formarse en las altas montañas por efecto del rocío que caen a los causes mayores a medida que descienden, en señal de que todo es cubierto.

Así, finalmente llegamos al versículo final del texto salmódico en el que se habla de que teniendo la espiritualidad, lo trascendente como faro, guiados por el intelecto o la cabeza que recibe el oleo, sin divorcio de la emoción, dada la unidad, actuando acorde a nuestra armonía interior, se nos asegura que estamos en la senda de encontrar "bendición y vida eterna", lo cual representa la recompensa del actuar en unión, armonía fraterna e igualdad.

Por ultimo, no hemos de olvidar que Diós se hizo verbo y por tanto el sonido o la vibración sónica que producen ciertos vocablos al ser usados nos promueven a estados que nos permiten establecer la conexión perdida que hará material la unidad y la armonía. Es por ello que al ser manifiesto el salmo en su lenguaje original; en el lenguaje en que fue cantado por primera vez, nos acercamos a su esencia sutil. No sin desmejorar su traducción, pues es necesario que todos como uno, conozcamos el porque es necesaria la comprensión del simbolismo que el salmo contiene, aun cuando nunca apreciemos su exacta significación, hay un recuerdo ancestral que nos permite captar la enseñanza que la razón, por efecto de la cultura, nos es vedada.
Por todo ello la recitación del salmo 133 en hebreo es importante y la comprensión de su contenido también lo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada